30 años de Enjoy The Silence

Hace 30 años hoy, Depeche Mode lanzó “Enjoy The Silence”.
Reino Unido, 5 de febrero 1990.

Fue una canción compuesta, grabada y cantada por Martin Gore, originalmente de manera acústica. La canción nació bajo una luz netamente soul. En sus primeras maquetas, Gore se limitaba a tocarla en un armonio de la forma más austera y minimalista. Sin embargo, Alan Wilder encontró potencial en ella, por lo cual realizó una base electrónica rítmica más sofisticada. Se convirtió, después del tratamiento de Wilder, en la canción más emblemática de Depeche Mode.

El arreglo de Alan Wilder es uno de los aspectos más célebres del tema, igual que la letra sencilla pero significativa. Wilder supo darle un sonido más orgánico, aunque sea sólo aparente, y dejó así una de sus contribuciones más grandes como miembro de la banda.

La letra representa una paradoja al estar dedicada al silencio, pues en principio de estudio académico de la música se enseña que el intervalo entre nota y nota es el que realmente da la armonía; esto es, el silencio, por lo que el sentido lírico del tema es poesía pura. Su letra por sí sola es un oxímoron tan simple como tajante: el silencio que comunica lo que las palabras no pueden expresar. El gesto sigiloso que transmite los sentimientos guardados durante toda una vida.

“Las palabras son innecesarias. Solo hacen daño”. Con ello, el introvertido guitarrista Martin L. Gore parece decirnos que, a veces, las acciones, sensaciones y comportamientos suelen ser más trascendentes que la comunicación verbal y las promesas vacuas.

Proveniente del álbum comercialmente más exitoso del grupo, Violator, “Enjoy The Silence” es la joya de la corona, el plato fuerte de aquél banquete colmado de hits. Las poderosas imágenes que plantea su video —dirigido por el eterno cómplice del grupo, el artista visual Anton Corbijn— se han vuelto parte indisoluble del arte audiovisual de la banda.

El clip en cuestión está inspirado en la mitología y la filosofía del clásico literario El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. En este, David Gahan, caracterizado con la imagen típica de un rey, camina sin rumbo entre paisajes desolados buscando un poco de silencio y paz mental. Es una imagen hermosa: un rey que lo tiene todo y a la vez desea nada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s